NUESTRA HISTORIA

DESDE 1952

Corrían los años 20 y Alemania vive una crisis económica producto de la primera guerra mundial ( también llamada la Gran Guerra 1914-1918). A orillas del Rhin en la ciudad Colonia, nace en 1912, Wilhelm Schlösser quien con el pasar de los años se convierte en un joven inquieto y deseoso de aprender los secretos de la pastelería alemana. Decide ingresar al famoso Café Reichard, ubicado al pie de la Catedral gótica más grande del mundo. En este clásico local, punto de encuentro de la sociedad de aquellos años, logra asimilar con mucho tesón y esfuerzo la esencia y secretos de este arte.

Con el pasar de los años quiso el destino que este joven viajara a Sudamérica, a Chile, donde empieza junto a su esposa el proyecto más importante de sus vidas. Abren en el año 1952 las puertas de su primer Salón de Té, ubicado en Huérfanos 979 piso 9º.

En él invitaban a sus clientes a probar los más exquisitos sabores de su tierra natal. De esto, han transcurrido más de cinco décadas, hoy el Salón de Té y la Pastelería familiar siguen en las manos de la segunda generación, en calle Mac-Iver 133 y 161 y desde 1963, al igual que sus progenitores, se empeñan en mantener el prestigio y los sabores de antaño.